Ellas están 100% dedicadas, enfocadas y mentalizadas en lograr que «Oszada»se convierta en un gran referente peruano de moda sostenible. Y es que sí, sí se puede consumir moda, y de la buena, haciéndole un favor enorme al medioambiente y a nuestro mundo. Nuestros consumos pueden mejorarse y ser moderados y esto no tiene por qué alejarnos de lucir siempre bien y en tendencia.

Paulina y Micaela siempre están en búsqueda de nuevas estrategias para hacer crecer su proyecto, el equipo está tan sólido y consolidado que tienen planes de mudarse a otra locación más grande, ya que el espacio actual no les permite mostrar todos sus productos de una manera óptima. Y es que el modelo de «Oszada» busca suplir la necesidad de muchísimas mujeres: lucir siempre bien sin tener que invertir un presupuesto fuera del alcance.

«Encontramos una problemática a la que nosotras mismas nos enfrentamos: tenemos matrimonios, galas, fiestas y queremos usar siempre algo que nos quede espectacular sin tener que repetir un vestido. Pero comprarnos uno nuevo para cada evento es imposible. (…)  Entonces nos preguntamos: “¿por qué no alquilar un vestido lindo en vez de comprar?” Mucho más práctico y económico, nos permite elegir entre una gran variedad de vestidos a un precio accesible y no tener que comprar uno que, lo más probable, es que solo lo usemos una vez y luego quede guardado en el clóset».

Y con esa inquietud, Micaela y Paulina validaron la idea a través de focus groups, encuestas y conversando con amigas, conocidas y familiares. Con este insumo hicieron un buen benchmark con marcas internacionales, ya que en países como Australia y Estados Unidos el modelo de negocio se ha desarrollado firmemente desde hace años. Y así que vio la luz «Oszada», que es más que una tienda de alquiler de vestidos: es una economía compartida que busca transformar la forma en que las mujeres adquieren ropa, ofreciendo una solución más económica, práctica y sostenible: alquilar.

 Su mayor propósito es concientizar, cada vez a más mujeres, de que a través del consumo responsable —alquilando— también pueden ser auténticas, utilizar un vestido diferente en cada ocasión y verse lindas sin la necesidad de realizar un gasto extremo.

Y es que muchos aún no conocen ni tienen conciencia del impacto de la industria de la moda en nuestro planeta y toman decisiones de consumo sin tomar en cuenta los daños que esta hace en el ambiente. La idea de Paulina y Micaela es crear una comunidad de mujeres conscientes, que visten de forma responsable. Una comunidad de mujeres unidas que ponen en alquiler sus prendas para compartir y apoyarse unas a otras cuando empieza la famosa crisis del“No tengo nada que ponerme”.  

Lo que mueve todo esto es alentar que, entre mujeres, no debemos competir por la belleza y la ropa, ni tampoco hay que juzgarnos. Solo hay que apoyarnos.

«En Oszada recibimos vestidos de terceros y los ponemos a disposición de otras mujeres en nuestra boutique. Las clientas separan su cita, vienen a nuestra tienda y reciben una asesoría por parte de nuestras asesoras de moda. Alquilan el vestido por una noche; se lo entregamos un día antes y lo devuelven 1 o 2 días después de su evento. Una vez devuelto, le pagamos la comisión a la dueña y nos encargamos de la limpieza del vestido. Cuando el vestido se encuentra limpio, regresa a la boutique y se vuelve a alquilar. Así también se genera una economía circular Y alargamos la vida útil de los vestidos. En Oszada, en promedio nuestros vestidos se alquilan entre 12 – 15 veces».

Y todo este movimiento viene y se genera ya que, en la industria de la moda, por ser la segunda que más contamina el medioambiente, se están tomando medidas y realizando cambios. Cada vez hay más empresas que se suman a ser responsables y parte de la «moda sostenible», a través de prácticas que reducen la contaminación, los desperdicios y alargan la vida útil de las prendas de vestir. En la moda, el «slow fashion»es un término que suena cada vez más ya que hay muchas marcas ya que vienen promoviendo su desarrollo.

Sumarse a la tendencia, ofrecer moda y estar en boga no es imposible, siendo parte del cambio. El ejemplo de Paulina y Micaela nos lo demuestra. Su emprendimiento viene marcando camino en nuestro país, donde aún falta mucho camino por recorrer en torno al emprendimiento responsable y consciente. Aún así, ellas motivan a todo aquel que tenga una idea, un sueño y sepa que puede funcionar (aunque los demás no lo vean así) a que le pongan corazón y lo hagan ver la luz. 

«Si tienes una idea que has validado y en la que confías, apuesta por ella. Emprender tiene un riesgo, pero, si no lo haces, nunca sabrás si realmente tu idea era buena. Apuesta por lo que crees y quieres».Y como nos dice con mucha confianza Micaela, «si ya estás emprendiendo y te encuentras con dificultades y retos, algo que siempre hay que buscar son soluciones. No te enfoques en lo malo que pasó o en las dificultades, sino busca lo que puedas hacer para mejorar o resolverlo». 

Ímpetu, juventud, visión y mucho optimismo es lo que nos dejan de regalo las hermanas Camet. Sin duda, un ejemplo más de que cuando crees en lo que sueñas y lo echas a andar, el camino se abre, a lo largo y ancho.

«Oszada» ofrece una gran variedad de vestidos para toda ocasión o evento elegante, en tallas, colores y estilos al gusto: vestidos largos y vestidos cortos para matrimonios, galas, fiestas de prepromoción, cocktail, entre otros. Su mayor oferta se enfoca en los vestidos largos para matrimonios o galas, y su «temporada alta» es la de setiembre a diciembre por los eventos de pre-promoción y promoción.

Puedes conocer más de su marca a través de su cuenta de Instagram: @oszadaboutique

 

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments