Melissa Berger: Cuerpo, mente y espíritu.

El interés por el poder sanador de los alimentos, incentivó a Melissa Berger a estudiar Nutrición. Mas cuando empezó a trabajar con sus pacientes, se dio cuenta que, si quería ayudarlos a mejorar, no solo bastaba con cambiarles su dieta, sino que, para lograr un trabajo más efectivo, tenía que buscar un equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu de sus pacientes. Fue entonces que descubrió la meditación, y su verdadero camino.

“Mi propósito es que calmes el ruido de tu mente para que puedas escucharte, que te re-conectes contigo, que sientas paz, y desde ahí, sanar.”

Tener en claro su misión, fue motivo suficiente para que iniciara una nueva búsqueda que amplíe sus conocimientos acerca del tema. “Empecé a averiguar sobre sanaciones alternativas y me encantaron. Así que llevé cursos de Reiki, liberación de emociones, terapias con imanes, e incluso, tarot terapéutico. Hice un profesorado en Yin Yoga y me especialicé en Mindfulness”.

Melissa enseña a sus pacientes que, para lograr un cambio exterior, primero hay que iniciar con lo interior, “muchas personas vienen con miedo a la comida, odiando a su cuerpo y confundidos con toda la sobre carga del tema”; sin embargo, ella nos explica que lo primordial es conocer a nuestro cuerpo, saber qué cosas le hacen bien, y cuáles no.

“Mi principal objetivo es que cambies la relación contigo misma(o), que te conozcas y desde el amor, autocuidado y autocompasión, empieces a hacer cambios hacia una versión más saludable, en todo sentido”

Aplicar estas nuevas técnicas, no solo han cambiado la forma en la que lleva sus consultas, sino que también la han cambiado personalmente. “Yo siento que desde que empecé a meditar mi vida cambio para mejor. Vivimos en un mundo tan automático que no somos conscientes del presente, de las personas que nos rodean, de las sensaciones de nuestro
cuerpo y de todo lo bonito que hay en nuestra vida. Dejamos que nuestra mente nos lleve al pasado o se proyecte al futuro, y nos olvidamos de vivir el hoy”. Para Melissa, el meditar
no solo es un pasatiempo, para ella, es hacer una pausa para detectar aquellos pensamientos que no nos ayudan a crecer, y cambiarlos por otros que sí nos suman; además, nos abre los ojos ante las maravillas del día a día, y nos ayuda a conocernos mejor. “Al darte pausas puedes empezar a ver cómo reaccionas ante ciertas situaciones, puedes elegir cómo reaccionar, qué hacer y cómo vivir.” De esta forma, Melissa hace fusión de dos componentes, que a simple vista parecen muy opuestos, como son la ciencia y la espiritualidad; pero que en realidad forman uno solo, en beneficio nuestro. Logrando así un equilibrio perfecto entre nuestro cuerpo, mente y espíritu.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments