Carcajadas a más no poder, impulsos y tristeza indescriptible. A sus 23 años, la nutricionista María José Parodi describe su embarazo como una “montaña rusa de emociones”, en la que se ha demostrado a sí misma que, con esfuerzo, es posible mantener un equilibrio sano entre el trabajo, un estilo de vida saludable y sus metas, mientras Aitana, su primera bebé, viene en camino. Aquí, te compartimos un poco de su experiencia y algunas de sus recomendaciones, por si estás esperando y te gustaría saber, cómo otras mamás asumen sus retos hoy en día.

Cuando Majo Parodi se enteró de su embarazo quedó en shock. No se sentía preparada y no pasaba por un buen momento. “El embarazo ha sido como una montaña rusa de emociones. Momentos donde puedo estar súper bien y sentir que puedo con todo, y después, lloraba de la nada, porque sentía que era mucho para mí. Sentí que ayer tenía 15 años y ahora todo pasa tan rápido”.

La vida de Majo se intensificó. No pensó que la llegada de Aitana impactaría tanto en sus emociones, hasta el punto de sentirse sola algunas veces en el camino. Ella reconoce y pone en valor el acompañamiento de su familia y amigos, sobre todo, el de María Fernanda, su hermana, y su mamá. Pues, considera que su respaldo ha sido vital para mantenerse optimista en el proceso. “Mi mayor compañía ha sido mi hermana y mi mamá en todo el embarazo. Cuando me daban calambres, en la madrugada, mi mamá o mi hermana se paraban a estirarme y en las ecografías me acompañaban en todo momento. Creo que al final, siempre es importante rodearte de gente que te sume y te transmita buena vibra, porque todo se lo pasas a tu bebé”, cuenta Majo.

Para Majo los aprendizajes han sido varios y en todos los ámbitos. Uno de los aspectos que más llama la atención sobre su historia es el equilibrio que encontró para mantenerse, durante su embarazo, en un estado físico activo con variaciones en su rutina diaria de ejercicio.

“Antes de estar embarazada entrenaba y siempre estaba haciendo algo. Entonces, (durante el embarazo) simplemente seguí con mis ejercicios, modificando lo que para mí era menor intensidad y volumen. Por eso, como nutricionista, siempre recomiendo consultar antes con su doctor, para ver si se trata de un embarazo sano y sin riesgos, etc. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogosrecomienda el ejercicio y también hacen énfasis en cómo era tu actividad física, previa al embarazo.Por ejemplo, las personas que no hacen nada de actividad (y están embarazadas) podrían hacer ejercicios más suaves y de bajo impacto, como caminar, hacer bicicleta estática, nadar o practicar pilates, que son algunas de las actividad que hago en mi rutina”.

Otras de las cosas que para Majo se han transformado en su vida son las metas que alguna vez se planteó y que ahora no han cambiado, sino más bien, se han completado con la llegada de su bebé, y por otro lado, la organización de su trabajo que, poco a poco, ha ido tomando forma para seguir en marcha con su crecimiento profesional.

“Creo que me he proyectado más en el futuro y busco un mejor sustento. Hasta hoy sigo con mis asesorías, tanto presenciales, como online. No es un trabajo riesgoso, al contrario, es un trabajo tranquilo. Siempre estoy en busca de proyectos o cosas extras que pueda hacer. Y aunque debemos tener presente que un bebé demandará mucho tiempo, no hay que olvidar que ese no debe ser un impedimento, para seguir con nuestras cosas, tanto metas, como cuidarnos a nosotras mismas”.

Pese a que Majo describe su embarazo como un proceso muy tranquilo, sin náuseas y vómitos, reveló que durante el primer trimestre se sentía más cansada de lo normal y su falta de apetito era frecuente. También que en el último trimestre le costaba respirar, incluso subir las escaleras.

“En el primer trimestre me provocaba más alimentos cítricos y estaba más cansada de lo normal, se me fue el apetito, en general, y en el último trimestre lo que más me costaba era respirar. Subía tres escaleras y sentía que subía el Everest, Ja, ja, ja. Desde los cinco meses, buscar la posición (para dormir) me toma una hora, no duermo bien, a veces me levanto en las madrugadas a mirar el techo, porque Aitana se levantó y comenzó a patearme, y tengo que esperar que se acomode. En el mejor de mis días me levanto cinco veces para ir al baño, hay veces que me he levantado hasta diez o doce veces”.

 María José Parodi tiene 23 años y es nutricionista de la Universidad de Navarra (España). Sus expectativas son grandes y sus sueños aún más. A días de dar a luz, está convencida que lo mejor está por venir, pero siempre rodeada de su familia y amigos para seguir adelante.

Fotos: Alejandra Farah

 

 

 

 

4 21 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments