¿Imaginas tener a alguien que se encargue de inspirarte y dar amor cada vez que lo necesites? Pues muchos no lo sabemos, pero existen personas que se encargan de eso y mucho más a través de terapias que prometen brindarnos sanación. Una de estas personas es Cristina, una healer con tanto amor y pasión por su trabajo que, como ella misma lo define, es para valientes. 

Ser sanador es un medio muy importante que ayuda a la sanación de las demás personas y también de nuestro entorno. Significa ser el medio entre la energía de la divinidad y el individuo. Cristina ofrece dos tipos de terapia en su consultorio. La primera, es una terapia convencional en donde, con su ayuda, los pacientes descubren sus creencias limitadoras y son cambiadas por sus creencias potenciadoras a través de herramientas. Es ahí donde trabaja como un canal de energía divina, ya que recibe mensajes de sus guías para así poder ayudar al cliente. La segunda, es la terapia de la medicina cuántica, que funciona para prevenir, tratar y diagnosticar enfermedades físicas o emocionales. Ella explica que ambas terapias son alternativas y su función es ser el medio para brindar a estas personas la sanación. 

Asimismo, nos cuenta de que ama con pasión su trabajo porque busca inspirar, brindar luz y amor a todo quien desee buscar en su interior. También, como ya lo habíamos comentado antes, ella misma define que su trabajo es para valientes, para personas que quieren transformarse constantemente. Insiste en que ser terapeuta integral, sin duda, fue la mejor decisión que pudo elegir en su vida. 

“La paz aparece cuando aceptas las cosas tal cual son y sin apegos. Cuando dejas que la vida tome su rumbo, sin que tú quieras hacer toda la maniobra.” 

 Como en todo trabajo, encuentra desafíos constantemente y es normal, ya que las personas que nos rodean son nuestros espejos y nos reflejan aspectos que no aceptamos de nosotros mismos y terminamos reprimiéndolos. Nos explica también algo que realmente vale la pena mencionar: cuando vemos al otro, realmente nos estamos viendo a nosotros mismos. Esto es porque no hay nada externo a nosotros y solo podemos vernos a nosotros en todo.

“Cuando me encuentro en esa situación, ya sé perfectamente cuáles son las creencias que se me activan. Entonces simplemente acepto la situación tal cual es y la agradezco porque la necesito trabajar en mí para transmutarla y continúo.” 

Cristina disfruta mucho de actividades que la ayudan espiritualmente como hacer ejercicios, viajar y leer un buen libro. Además, ama conectarse con ella misma y es, para ella, una tarea diaria. Así dedica tiempo a escucharse, sentirse y descubrirse; implica ser honesta, valiente y aceptarse tal cual es. También le gusta meditar, estar en calma con su ser y estar abierta para recibir mensajes desde la inspiración. Lo hace dos o tres veces al día. Para ella es sumamente importante el hecho de estar dispuestos a mirarnos tal y como somos, sin ninguna máscara de personalidad adquirida. 

Como sanadora, se siente muy orgullosa y feliz de todos sus logros hasta ahora. Sin embargo, aún considera que le falta mucho por aprender, crecer y transmitir. Para ella, uno nunca deja de aprender y cada día es una nueva oportunidad para desarrollarse. Algo que nos cuenta de que le encantaría hacer es un estudio en filosofía y en historia del arte, dos de las carreras que la apasionan. 

Cuando le preguntamos si era la misma persona que todos conocemos a través de redes sociales o si es que su personalidad varía un poco, ella nos respondió que es genuina en cada aspecto de su vida.  

“Algo que aprendí hace mucho tiempo es a aceptarme y ser feliz con quien soy. No me sirve de nada aparentar, ni ponerme máscaras para impresionar o tratar de igualar a alguien más. Eso no es solo imposible, sino desgastante. Además, si no te aceptas tal y como eres ¿Cómo podrías pretender que alguien más lo haga? Recuerda siempre: lo que das, recibirás.” 

Y Cristina, como todos nosotros, también tiene una inspiración para completar sus metas. Estos son Dios y los ángeles. Un trabajo de amor, luz y sanación es un trabajo divino, como ella lo llama. Básicamente, nos dijo que lo que hace a través de redes sociales es recordarle a las personas la verdad que han olvidado, que Dios es nuestro padre y está en cada uno de nosotros, ya que somos seres divinos dentro de un cuerpo humano, el cual es nuestro vehículo en la tierra. 

Ya que ama la lectura, aprovechamos en pedirle recomendaciones de libros para poder hallar armonía o paz en nuestro interior. Un libro que le ha fascinado y lo ha leído muchas veces es “Lo esencial” de Ernst Holmes, al cual, sin duda, considera un maestro iluminado. 

“Todos los libros de autoayuda traen enseñanza de armonía y paz porque todos te enseñan a vivir en el presente, a enfocarte en cosas positivas, amarte por quién eres y a dejar ir.” 

También es una mujer que cree fielmente que no debe contar sus proyectos personales porque estos pueden “salarse”. Por eso siempre les dice a sus pacientes y a las personas que conoce que jamás cuenten sus cosas personales porque hay personas que pueden tener deseos negativos hacia lo que vas a realizar y contaminar esa energía. Entonces es mejor que nadie lo sepa. Sin embargo, por lo pronto, lo que nos puede decir es que, de acá a 5 o 10 años, se ve con nuevas experiencias y aprendizajes realizados. Siempre enseñando y compartiendo todo lo aprendido. 

Quisimos cerrar la entrevista pidiéndole unas cuantas reflexiones que pudiera compartir con nosotros. 

“Tú tienes el poder de crear la realidad que tanto deseas. Vuelve a recuperar ese poder. Dios está dentro de ti, eres co-creador de tus experiencias. Si no te gusta lo que vives, puedes salir de donde estás. El mundo está en constante cambio y nada dura para siempre.” 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of