Siempre me preguntan o me dicen “Romi, ¿qué hago para no aburrirme en mi relación?” o “Ya no es como antes” y en verdad me están pidiendo o me están preguntando algo que es imposible que no suceda. Es como cuando alguien quiere ser feliz todo el tiempo, las 24 horas del día. ¡No va a suceder! Y no es por ser negativa, es que ASÍ ES. Y justamente por vivir en una burbuja con expectativas muy alejadas a la realidad es que justamente vemos problemas después.

Químicamente es imposible para nuestro cerebro mantenernos enamorados como el primer día, la rutina tarde o temprano va a llegar. Pero es aquí donde tenemos 2 opciones: O dejamos que la rutina nos consuma o hacemos algo al respecto para poder sobrellevarla. Por eso te comparto algunos ingredientes para poder llevar la relación lo mejor que podamos. 

Tienes que ser consciente que la rutina puede llegar, no lo niegues. ¡ES NORMAL! Si comes arroz chaufa todos los días, te vas a aburrir, ¿cierto? Si lo cocinas igual siempre. Pero ¿qué pasa si un día le echamos chorizo en vez de pollo? O un día en vez de arroz, ¿le echamos quinua? Un poquito más de sal un día, otro día cambio el sillao por salsa de ostión, mil variedades que podemos hacer con nuestro plato. A eso voy con las relaciones. Es normal llegar a la rutina. Paso número 1: no te sorprendas ni te asustes si llega. Vas bien.

Comunicación FULL. Sé que esto lo escuchamos por todos lados: “La base de toda relación es la comunicación” y si! ¡Es cierto! Pero comunicación en todo sentido y sobre todo en los momentos críticos. Si uno de los 2 está sintiendo esta monotonía, es necesario decirle a la pareja lo que está sintiendo. En primer lugar, porque el otro no es adivina y no tiene por que saber lo que queremos, ¡ni lo que queremos diferente! Y en segundo lugar porque es probable que solo tú te estés sintiendo así. Quizás eso que te tiene harta, a la otra persona le funciona de maravilla. Quizás para ti descansar de una semana loca es salir a ver gente y para tu pareja es quedarse en casa. ¡Hay que comunicar todo y saber negociar!

Nunca olvidar las CITAS. Creo que te lo explico mejor en el siguiente acróstico:
C: Citas. Las citas son muy importantes en una relación de pareja, sobre todo si hay niños de por medio. Hacer eso que siempre les gustaba hacer cuando recién empezaron a salir juntos, dejar notitas lindas a diario, un mensaje, un beso de buenos días. Las citas es lo que nos enamoró y muchas veces por el día a día y el tiempo, se pierde. Todo en esta vida es esfuerzo y no trabajamos en mantener esas citas, es fácil caer en la rutina.

I: Interés: cuando recién empezamos a salir con nuestra pareja, nos arreglábamos, nos perfumábamos, teníamos detalles con otro para justamente llamar su atención y siempre lograr que tenga interés por nosotras. Es muy probable que en las relaciones (más que todo aquellas en las que ambos conviven) se deje de lado el cuidado personal y demos por sentado que le vamos a atraer al otro siempre. ¡Si no erotizamos el ambiente y a nosotros mismos, esto es muy difícil de permanecer en el tiempo! 

T: Tiempo. Dense un tiempo SIEMPRE. Aunque el trabajo, hijos, familia, el día a día los consuma, pónganse siempre en prioridad. El tiempo que le dan a otras cosas, debe ser el mismo que el tiempo que se dan a ustedes y a hacer cosas distintas.

A: Actitud. Si la comunicación es importante, la actitud es el doble de importante. Muchas veces el problema no está en lo que comunicamos, sino en cómo lo comunicamos. Manténganse positivos siempre o al menos la mayor parte de tiempo juntos.

S: Sueños. ¡Importantísimo! Cuando recién estaban juntos hacían planes y se proyectaban juntos, ¿no? ¡Pues no lo pierdan! Planifiquen viajes, salidas, comidas, negocios, actividades, etc. Esto alimenta a la creatividad y esta mata a la monotonía.

 

 

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of