Si eres de los que aman tomar fotografías, pero aún eres aficionado, llegaste al lugar correcto, aquí te enseñaremos unos sencillos trucos que puedes hacer desde casa para que tus fotos parezcan como tomadas por un profesional. 

 

  1. Filtros de colores:
    Usa filtros del color que desees si quieres darle a tus fotos un toque más creativo. Si estás cansado de usar los mismos filtros siempre en tus fotos, te encantará esta técnica. Puedes hacerlo de dos formas. Para la primera forma, si estás usando tu smartphone, coloca una cinta adhesiva en el lente posterior, cuida siempre en no dejar tu huella en el adhesivo porque esto podría modificar la calidad de la toma. Una vez hecho esto, puedes pintar con el plumón del color que desees y ya está listo el filtro, puedes realizar la foto. La segunda forma se puede realizar indistintamente si usas un teléfono móvil o una cámara fotográfica. Lo único que tienes que hacer es conseguir papel gelatina de cualquier color y colocarlos frente al lente.

           

  1. Configuraciones técnicas:
    Las configuraciones son reglas que puedes usar tanto en cámara fotográfica como en el teléfono celular; sin embargo, muchos no saben que se pueden utilizar en estos últimos y toman fotos de modo automático. Hay dos cosas importantes que hay que conocer en este punto: el ISO y la velocidad de obturación, los cuales afectan el brillo y las sombras en la fotografía. El ISO mide la sensibilidad a la luz y si la luz ingresa al lente en una cantidad menor, entonces será menos sensible a la luz. Ello permite que se retrate en algún área oscura. Puedes ir manipulando estos ajustes, dependiendo si quieres tomar fotografías de día o de noche, cuando no hay suficiente iluminación. 

  1.  Caja de luz casera:
    Esta técnica es muy útil para aquellos que quieren tomar fotos de objetos; así que, si tienes un negocio propio en crecimiento o quieres vender algo en línea y necesitas que tus fotos parezcan hechas en un estudio, este tip es ideal para ti. La iluminación, en una fotografía, es clave para conseguir una toma ideal. En este caso, tienes dos opciones: salir y utilizar la luz natural del día e invertir en costosos equipos de iluminación o crear una caja de luz casera, que podrás utilizar en cualquier momento del día.

Los materiales son los siguientes: una caja de cartón del tamaño de su preferencia, cartulina blanca mate, cinta adhesiva, regla, lápiz, tijeras, dos lámparas de escritorio y tu smartphone o cámara. 

En primer lugar, sujeta las solapas de la caja con cinta adhesiva; el objetivo es mantener firme la caja y mantener las solapas fuera del camino mientras trabajas.

Luego, mide las ventanas a cada lado de la caja; procura que las solapas abiertas miren en dirección hacia ti. Usa una regla para marcar un punto de, aproximadamente, 5 cm y dibuja una línea recta con el lápiz creando un rectángulo con un espacio para recortar. Repite el procedimiento en el lado opuesto. 

 

Posteriormente corta el rectángulo dibujado y retira el cartón sobrante, de modo que quede una ventana. Nuevamente, repite el procedimiento del lado opuesto. Utiliza la cartulina blanca para pegarla al interior de la caja; no cubras los laterales donde se encuentran las ventanas recortadas. Asegúrate de cubrir los bordes superiores e inferiores internos de la caja. Como referencia, debes cubrir toda la zona roja que aparece en la imagen. 

Finalmente, recorta los pedazos de papel seda blanco y pégalos en las ventanas hechas hace un momento y coloca frente a ellas las dos lámparas de mesa de modo que cada una quede mirando hacia la caja ¡Y listo! ya lo puedes utilizar. 

              

Fotografía: WikiHow                  

 

 

 

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of